Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

¿Chicos pagan por grandes?

9 de marzo de 2015 09:30 AM
13 0

Los analistas coinciden en que los escándalos de corrupción en Petrobras vienen impactando seriamente en la economía de Brasil y complican aún más su crecimiento, ya afectado por la caída de los commodities, la salida de capitales y la inflación. ¿Cómo golpea, a través del sistema financiero, a todas las medianas y pequeñas empresas del país? ¿Marca un nuevo rumbo para las inversiones en la región?

El escándalo es elocuente: la constructora OAS y otras empresas han sido acusadas de entregar coimas a Petrobras para seguir siendo contratadas en proyectos de infraestructura. Ambas empresas han perdido escalones en sus ratings crediticios por un aumento del riesgo político y del manejo corporativo, que complicará su acceso al crédito.

Según Alberto Ramos, economista jefe de América Latina de Goldman Sachs, el problema parte del hecho de que Brasil realiza gran parte de su inversión a través de Petrobras (su capex en el 2012, por ejemplo, representó el 9.6% de la inversión agregada en la economía). “Si la empresa corta su capex 30% este año [como tiene previsto], impactará”, advirtió. Y si no consigue dinero para sus inversiones, podría requerir de un rescate que le costaría al país el 5% del PBI (si no vende activos).

Dos sectores se verán golpeados: energía y construcción, no solo porque empresas como OAS ya están perdiendo licitaciones y acceso al crédito, sino también porque la economía ya lidia con la recesión, altas tasas de crédito y reducciones de personal. “La situación de Petrobras sería la gota que rebalse el vaso, pero no se le puede atribuir todos los males de Brasil”, dice Sergio Tricio, jefe del departamento de estudios económicos de Forex Perú. No obstante, la situación es de tal magnitud que Goldman Sachs prevé que el PBI de Brasil se contraería entre 0.5% y 1% este año.

Dos sectores se verán golpeados: energía y construcción, no solo porque empresas como OAS ya están perdiendo licitaciones y acceso al crédito, sino también porque la economía ya lidia con la recesión, altas tasas de crédito y reducciones de personal.

“La situación de Petrobras sería la gota que rebalse el vaso, pero no se le puede atribuir todos los males de Brasil”, dice Sergio Tricio, jefe del departamento de estudios económicos de Forex Perú. No obstante, la situación es de tal magnitud que Goldman Sachs prevé que el PBI de Brasil se contraería entre 0.5% y 1% este año.

La difícil situación de Brasil favorece al Perú en el mercado de capitales. En los últimos 12 meses, los bonos corporativos peruanos se apreciaron 10.5%, según el índice Cembi Latam. Lo mismo ocurre con los bonos de Chile y Colombia, que mejoraron sus perspectivas de crecimiento, según Credicorp Capital. Los bonos corporativos de Brasil, en cambio, tienen tan baja rentabilidad (-0.7% en promedio en los últimos 12 meses), que algunos inversionistas los están dejando para invertir en el MILA.

¿Hay alguna lección aprendida? Para Sergio Tricio, sí. “Lamentablemente este tipo de situaciones sirve para mejorar la institucionalidad, pues deriva en leyes”. Para Tricio, estos problemas se solucionan después de haber ocurrido el problema, cuando lo ideal es que, con leyes, se corrijan antes.

El escándalo Petrobras es un ejemplo icónico de cómo un escándalo político puede generar un aumento del riesgo crediticio, y complicar las condiciones de financiamiento de la economía vía mayores tasas o menores préstamos. Así, las ilegales acciones de las empresas grandes pueden complicar el desarrollo de una economía y de las empresas.

Fuente: larepublica.pe

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0