Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

El desfile del Día de la Victoria en Rusia: un arma política de Putin

9 de mayo de 2017 11:16 PM
74 0
El desfile del Día de la Victoria en Rusia: un arma política de Putin

Oficialmente, la Segunda Guerra Mundial se llama la Gran Guerra Patria en Rusia. Esto se debe al enorme sentido del orgullo que sigue proyectando la victoria soviética sobre Alemania Nazi en 1945.

Las razones de este orgullo son claras: a pesar de que Estados Unidos se ha propuesto como el verdadero vencedor de la guerra, ningún país hizo el sacrificio que hicieron los rusos. Cuando los americanos desembarcaron en Normandía, los rusos estaban peleando el frente más sangriento de la guerra… y lo ganaron.

Las pérdidas de militares y civiles soviéticos asciende a 26.6 millones de personas, más que ningún otro grupo o país que participó en la guerra. Una generación fue completamente decimada y el recuerdo de este sacrificio sigue vivo.

Es por eso que el 9 de mayo es un día feriado obligatorio en Rusia, se realizan desfiles, marchas y se hacen ofrendas al monumento del soldado anónimo.

Se trata de una celebración que no tiene detractores. Todo ruso está orgulloso del sacrificio de sus ancestros, un sacrificio que va mucho más allá de la lucha ideológica del comunismo: la pelea no fue por un sistema político sino por la libertad misma de la madre patria.

De hecho, la traducción verdadera en Rusia de отечественная война, o la Gran Guerra Patriótica, también implica que fue una guerra peleada en territorio propio, en la madre patria, en la tierra de los padres. Éste es un término acuñado desde la derrota de Napoleón en territorio ruso, es un término con historia, lleno de significado patriótico.

En 1941, fueron los ejércitos de Hitler, con una sed única de conquista, los que invadieron el territorio soviético. La idea era conquistar toda la Unión Soviética para utilizar a los eslavos como fuerza de trabajo gratuita, conquistar las rutas del petróleo y repoblar Europa con población aria.

La llamada Operación Barbosa fue la más grande operación de conquista en la historia: cerca de 4 millones de hombres con 600 mil vehículos armados, 7 mil 200 piezas de artillería, 3 mil 350 tanques y 2770 aviones avanzaron abruptamente hacia la frontera de casi 3 mil kilómetros que separaba a la URSS de Europa.

Nunca hubo un frente más grande y sanguinario. Cerca de 5 millones de soldados rusos murieron protegiendo el frente. En el sitio de Leningrado, nada más, hubo más de un millón de víctimas entre soldados y civiles.

Y fue el frente ruso el que decidió, finalmente, la derrota de Hitler. De hecho, los americanos y los rusos llegaron casi al mismo tiempo a Berlín, lo que dividió, famosamente, a la capital alemana.

Por el tiempo de guerra y el enorme esfuerzo humano que sufrió este frente, Rusia ha sentido siempre un enorme orgullo por la victoria soviética sobre el fascismo en Europa. Una victoria que lograron solos y que significó la demostración del temple soviético frente a las peores amenazas externas.

“La mayor contribución a esta guerra fue hecha por el pueblo soviético y no por los Aliados, Así, la capitulación debe ser firmada en frente del Comando Supremo de todos los países de la coalición anti Hitler, y no nada más enfrente del Comando Supremo de las Fuerzas Aliadas. Además, estoy en desacuerdo que la capitulación no se firme en Berlín, que fue el centro de la agresión Nazi.”

Todo esto muestra que se trata de una fecha rusa que separa, con orgullo, un triunfo por el que los rusos pagaron solos… y pagaron caro.

A pesar de lo significativo que el 9 de mayo, ciertos países de la ex URSS, como Ucrania, han decidido cambiar, oficialmente, el nombre de “Gran Guerra Patria” por el de Segunda Guerra Mundial. Y esto responde a un esfuerzo para eliminar los símbolos comunistas de sus festejos oficiales.

En contraste, Rusia sigue celebrando esta fecha como el Día de la Victoria en la Gran Guerra Patria. Y, todavía, se unen al desfile enormes contingentes de soldados vestidos a la vieja usanza soviética bajo estrellas rojas y demostraciones militares de patriotismo viejo.

¿Por qué le importa tanto a Putin esta celebración? ¿Por qué un hombre que ha criticado tanto al comunismo sigue celebrando sus viejos símbolos?

Fuente: noticieros.televisa.com

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0