Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

Erkoreka dice que no es posible rebajar el 'suelo ético' y que la oferta de PNV a Sortu puede contribuir al desbloqueo

3 de abril de 2015 09:00 AM
15 0

La Informacion .com / Afirma que "el inmovilismo" de la IA "es un problema que impide avanzar en el desarme y en el reconocimiento del daño injusto causado"

El portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka , ha afirmado que "no es posible" rebajar las exigencias del 'suelo ético' para desbloquear una ponencia de paz y convivencia, y ha destacado que la oferta del PNV a Sortu puede contribuir a consensuar un documento con la izquierda abertzale que permita este objetivo.

Además, ha destacado que "el inmovilismo" de Sortu "es un problema que impide avanzar en el desarme, en la lectura crítica del pasado y en el reconocimiento del daño injusto causado".

En una entrevista concedida a Europa Press, Erkoreka ha señalado que quiere ser "optimista" sobre la posibilidad de que la interlocución entre jeltzales y el partido de la izquierda abertzale fructifique. "La última oferta del PNV puede ser útil para articular una salida razonable a esta cuestión", ha afirmado.

A su juicio, "es necesario de que la izquierda abertzale haga una lectura crítica de su pasado, que arranca de un compromiso asumido por el presidente de Sortu, Hasier Arraiz, en el Parlamento vasco en el mes de septiembre del año pasado". "Por tanto, es un compromiso de la propia izquierda abertzale que hasta la fecha no ha cuajado en nada factible", ha aseverado.

Por ello, cree que Sortu "debe un cambio de posición", no solo a los partidos políticos, sino a la sociedad vasca, "que se lo exige porque se comprometió a hacerlo". "A partir de ahí, confío en que las relaciones entre partidos políticos puedan dar frutos positivos en relación con esta cuestión", ha indicado, en alusión, de nuevo, a la conversaciones entre PNV y la izquierda abertzale.

Tras recordar que el Gobierno vasco "no es protagonista directo", ha afirmado que "poco más puede decir, además de expresar deseo de que esos contactos puedan arrojar buenos resultados y alcanzar el objetivo que el propio Arraiz dijo que pretendía alcanzar con su compromiso, que era desbloquear la ponencia de paz en el Parlamento vasco".

"La ponencia está bloqueada claramente por motivos conocidos y claros y, si su cambio de criterio, su crítica al pasado, la autocrítica que se comprometieron a hacer, contribuye a desbloquear la ponencia de paz y convivencia, el objetivo estará cumplido. Espero que todo lo que hagan a partir de ahora contribuya a que eso se pueda cumplir", ha insistido.

En todo caso, ha asegurado que la rebaja del 'suelo ético' "no es posible" porque "descansa sobre cimientos sólidos y claros". "Su rebaja no sería aceptada por la sociedad vasca. Por tanto, la izquierda abertzale conoce cuáles son esos cimientos, sabe cuáles son los pasos que tiene que dar para alcanzar el objetivo que perseguía y al que dijo que aspiraba, que es desbloquear la ponencia de paz", ha añadido.

Josu Erkoreka ha admitido que existen "dificultades" para llegar al acuerdo. "Es normal en política y ése es el reto. La calidad de las organizaciones y las personas se mide ahí, precisamente en la capacidad que tienen para superar las dificultades y alcanzar los objetivos que se marcaron", ha indicado.

Asimismo, ha destacado que el Gobierno vasco ya realizó su planteamiento para "dar por cerrada la etapa de la violencia de ETA y para ir recomponiendo la sociedad" en su Plan de Paz y Convivencia. En este sentido, ha recordado que el documento recoge los pasos a dar, que comienza por "hacer efectivo el fin ordenado de ETA y su desarme, y después, ir recomponiendo la convivencia en Euskadi sobre bases del respeto mutuo, de la crítica del pasado y de reconocimiento del daño causado".

El portavoz del Ejecutivo ha subrayado que el inmovilismo de la izquierda abertzale "es un problema" que "impide avanzar" en cuestiones tan "importantes para aliviar las tensiones en el ámbito penitenciario, la de que los presos se vayan acogiendo progresivamente a los beneficios penitenciarios ordinarios previstos en la legislación".

También ha admitido que no han encontrado la "complicidad" por parte del Gobierno central para trabajar "de la mano" en esta materia, cuando, en su opinión, "era imprescindible trabajar concertadamente para avanzar en este terreno".

En esta línea, ha señalado que "la normalización del régimen penitenciario se encuentra con la rigidez que impone, por un lado, el inmovilismo del Gobierno central, que está aplicando la misma política penitenciaria que cuando ETA seguía activa, y por otra parte, con una actitud enquistada, de bloqueo de la izquierda abertzale, que no abandona sus presupuestos tradicionales".

"El Gobierno vasco se reafirma en los principios recogidos en el Plan de Paz y Convivencia en relación con este asunto y hace valer, una vez más, la importancia que tienen las previsiones que se recogen, tanto en relación con la necesidad de flexibilizar la política penitenciaria, como en la labor que corresponde a los propios presos de ETA de reconocer el daño injusto causado, acogiéndose a los beneficios penitenciarios ordinarios que recoge la legislación penitenciaria", ha destacado.

En su opinión, "en esto se está avanzando poco y, sin embargo, se están haciendo esfuerzos en cuestiones paralelas que no van al fondo de la cuestión" y no resuelven "las cuestiones que existen en este momento", en alusión a las peticiones de acercamiento de los reclusos ante el Juzgado Central de Vigilancia Penitenciaria y a su denegación por la Audiencia Nacional .

"Consideramos que el fondo de la cuestión no está ahí, sino en el cambio de rumbo de sus actitudes que tiene que presidir el futuro, tanto por parte del Gobierno central como por los presos", ha indicado.

Josu Erkoreka se ha referido también a la inauguración el pasado 24 de marzo de las obras del Centro Memorial de Víctimas, acto que se celebró en Vitoria con la presencia del presidente del Gobierno central, Mariano Rajoy , y ha afirmado que el Gobierno vasco ha actuado, "en todo momento", con "respeto institucional" y desde "la solidaridad que inspira su actitud en torno a las víctimas".

"Por eso, ha preferido priorizar lo que tiene de positivo el recuerdo, la evocación de las víctimas y el derecho que tienen a la memoria y a la reparación, a cualquier otra consideración de tipo estrictamente político", ha señalado.

No obstante, ha apuntado que el Ejecutivo de Iñigo Urkullu habría sido "objeto de críticas acerbas", si el lehendakari se hubiera limitado a "aparecer en el local" en el que se construirá el Memorial "y colocar una placa con su nombre", como ha hecho Rajoy.

Erkoreka ha asegurado que el Gobierno vasco siempre ha mantenido "un afán constructivo" ante esta iniciativa, que "está recogida en el Plan de Paz y Convivencia, y siempre ha expresado al Ministerio su disposición a prestar apoyo". "Tenemos dos representantes del Ejecutivo en los órganos de gobierno de la institución y vamos a seguir ayudando con actitud constructiva", ha subrayado.

Además, ha apuntado que "el contacto" entre el lehendakari y el presidente del Gobierno español "se circunscribió estrictamente al motivo de la inauguración" y "no hubo más allá de eso en ningún componente de la agenda política, ni se abordaron otras cuestiones de entre las muchas" que Iñigo Urkullu planteó Mariano Rajoy "hace ya muchos meses y que todavía están pendientes de respuesta".

"No eran ni las circunstancias ni las condiciones ni el lugar ni el momento adecuado para volver a plantear estas cuestiones que el presidente del Gobierno sabe que siguen abiertas y que se comprometió a dar una respuesta. El Gobierno vasco está a la espera", ha aseverado.

Por ello, ha señalado que, "más allá de que, en el trato personal haya un respeto y cordialidad", no se puede decir que la relación entre ambos Ejecutivos "sea buena".

Fuente: entornointeligente.com

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0