Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

Extradición de Alejandro Toledo se congeló en el Departamento de Estado

31 de mayo de 2017 09:31 AM
72 0

A más de tres meses de que se dictara la orden de detención internacional del ex presidente Alejandro Toledo por el caso Odebrecht, su posible extradición desde los Estados Unidos se ha entrampado en el Departamento de Estado de dicho país.

Es decir, el expediente de detención con fines de extradición que elaboraron el fiscal Hamilton Castro y el juez Richard Concepción Carhuancho en febrero pasado, aún no pasa a un juez.

Con esto no hay ninguna posibilidad de que la orden de captura se haga efectiva y el ex presidente Toledo y su esposa Eliane Karp pueden pasear sin contratiempos por el país norteño.

En la misma situación se encuentra el expediente, también de detención, para su extradición por el caso Ecoteva. De acuerdo con fuentes judiciales peruanas y de los Estados Unidos, en esta etapa el tema es de política internacional antes que legal.

La primera revisión de los expedientes está en manos del los Departamentos de Estado y de Justicia, que se toman todo el tiempo del mundo para evitar errores que luego, al pasar el caso a manos de un juez, ya no se pueden rectificar.

Toledo no es el único ex mandatario latinoamericano en esta situación. Otros ex presidentes llevan años sin ser extraditados. Gonzalo Sánchez de Lozada, de Bolivia; Jamil Mahuad, de Ecuador; y Ricardo Martinelli, de Panamá, llevan años sin ser extraditados de los Estados Unidos.

Jamil Mahuad evade la justicia de Ecuador por 17 años, Sánchez de Lozada por 14 años y Martinelli, también implicado en el caso Odebrecht, lleva viviendo y dirigiendo sus negocios desde EEUU, hace unos tres años.

Al tratarse de ex presidentes, el análisis es diplomático. Es habitual que el Departamento de Estado solicite aclaraciones y complementar los pedidos de detención a efectos de superar los estrictos estándares probatorios de la jurisdicción federal. Luego, que el Departamento de Estado culmine su evaluación y dé el visto bueno, elaborará su propio expediente de detención, ajustado a los estándares americanos, y lo trasladará al Departamento de Justicia.

En el Departamento de Justicia se realizará una nueva evaluación para establecer la causa probable. Esta evaluación está a cargo de un fiscal, que pertenece al Departamento de Justicia y que representará al Perú en el proceso.

Es de señalar que los fiscales americanos solo llevan ante el juez los casos que tienen alta probabilidad de ser favorables, por lo que se toman todo el tiempo posible y aún más, para tomar una decisión.

El tratado de extradición Perú-EEUU no establece ningún plazo para esta primera evaluación. La demora en los casos de extradición en Estados Unidos no es solo de ex gobernantes latinoamericanos.

Los casos de Telmo Hurtado (caso Accomarca), Wilmer Yarlequé Ordinola (Grupo Colina), Oscar Medelius Rodríguez (red de corrupción Fujimori-Montesinos) llevarán un mínimo de tres años y siete meses y un máximo de cuatro años y seis meses.

Pero acá no termina todo. En realidad aún no se ha decidido nada. Solo se ha admitido a trámite. El fiscal trasladará el pedido al juez federal, quien decidirá si procede la detención o solo se requiere una fianza.

Cuando el juez admite el pedido de detención, lo comunica al Perú, vía Interpol para que recién se elabore y presente la solicitud formal de extradición.

La situación regresará al Perú para que el Ministerio Público y el Poder Judicial elaboren, aprueben, traduzcan y envíen el expediente de extradición. Tal vez en esta etapa el Perú podría contratar un abogado y pedir al juez federal participar en las diligencias, pero el peso del caso estará en manos del fiscal federal.

Luego de aprobarse la extradición, el ex presidente Toledo todavía puede presentar un hábeas corpus ante otro juez para evitar su repatriación. El procedimiento legal es largo y Toledo podría estar libre durante todo ese tiempo.

Por otro lado, IDL Reporteros, que dirige el periodista Gustavo Gorriti, difundió ayer en su portal web una entrevista exclusiva con el empresario israelí Josef Maiman, cercano amigo del ex presidente Toledo y personaje en los casos Odebrecht y Ecoteva.

Según la declaración de Jorge Barata, las coordinaciones para el pago de sobornos a Toledo por la Interoceánica se realizaron a través de Maiman, en tanto que, de cuentas de sus empresa, salió el dinero de la offshore Ecoteva.

En síntesis, Maiman le dijo a IDL Reporteros que no fue "ni corruptor ni corrompido...", a la vez que casi descartó acogerse a la ley de colaboración eficaz con la justicia, pues esto supone, en principio, reconocer que se ha cometido un delito.

"Yo no creo que he causado ningún daño al Estado. Yo nunca tuve un cargo público. ¿El que va a confesar tiene que sentir pecado? Yo no siento que he pecado", afirmó Maiman.

Sin embargo, dijo que sí está dispuesto a colaborar con las investigaciones y decir todo lo que sucedió, se entiende sobre sus relaciones con Odebrecht y el ex presidente Toledo.

"Estoy dispuesto a cooperar en decir todo lo que sucedió (...) Que quede por favor claro que yo no estoy escapándome ni siendo pasivo. (...) Estoy llano a cooperar y hablar y a encontrarme con ellos, con las limitaciones físicas que tengo, que lamentablemente existen" insistió en varios pasajes del diálogo que tuvo con Gorriti.

Maiman fue muy cuidadoso en sus respuestas para no incriminarse ni él, ni sus colaboradores ni el ex presidente Toledo. "Yo estoy dispuesto a dar testimonio sobre todo lo que pasó. No quiero discutir hoy quién le pagó a quién, eso podría tener lógica o no tenerla. Entiendo lo que las autoridades están asumiendo. Estoy dispuesto a dar respuesta a esas preguntas", afirmó.

En otro momento, señaló que lo último que quiere decir es que es un criminal arrepentido. "Yo lo único que puedo testificar es lo que yo sé y qué es lo que pasó. Así de sencillo... No estoy a estas alturas de mi vida para hacer juegos y venir con cuentos. Estoy dispuesto a decirles todo lo que tengo, todo lo que sé... Si eso les es útil o no es útil eso, ellos (los fiscales) lo tendrán que decidir", indicó.

Maiman también puso algunas condiciones para declarar. En principio que los casos Ecoteva y Odebrecht se unifiquen en uno solo, para no tener que declarar en varios frentes y antes diversos fiscales y procuradores. "Estoy dispuesto a cooperar... Estoy dispuesto a contar todo lo que sé y que yo creo que es valioso... pero no con un gatillo en la cabeza, con cárcel preventiva y con dos juzgados distintos", afirmó Josef Maiman.

Josef Maiman viene reponiéndose de una operación de trasplante de hígado a la que se sometió hace un año, lo que le impediría venir al Perú para declarar en el caso Ecoteva y Odebrecht.

Según IDL Reporteros, en estos años Maiman ha logrado ganar al gobierno de Egipto tres de cuatro arbitrajes que le permitirían recuperar la fortuna que perdió tras la nacionalización de su gasoducto en ese país.

Al respecto, se indica que la orden de prisión preventiva dictada en su contra por el caso Ecoteva, junto a Alejandro Toledo, Eliane Karp y Avi Dan On, le estaría perjudicando recuperar sus negocios en Egipto y visitar a sus médicos en Francia.

El equipo de trabajo del caso Lava Jato que dirige el fiscal Hamilton Castro viajó a Israel para ver la posibilidad de que Maiman se acoja a colaboración eficaz, pero no hubo avances.

El juez Richard Concepción Carhuancho debe decidir si se unifican los casos Odebrecht y Ecoteva como lo han solicitado la fiscal de lavado de activos, Manuela Villar, y el propio Maiman. El equipo del fiscal Hamilton Castro no interviene en este proceso.

Josef Maiman no solo debe declarar por los 20 millones recibidos por sus empresas de Odebrecht, sino también por otros seis millones que habría recibido de la constructora Camargo Correa. El dinero ingresó a la misma cuenta en el Reino Unido.

Fuente: larepublica.pe

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0