Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

Gloria a sus padres: “Quería ayudarlos... no quiero morir”

18 de junio de 2017 10:02 AM
25 0

“De aquí no podemos salir, estamos bloqueados. Me duele mucho el no poder abrazarlos nunca más. Tenía toda la vida por delante. No es justo. No quiero morir. Yo quería ayudarlos. Les doy las gracias por lo que han hecho por mí. Mamá, me doy cuenta de que estoy muriendo. Iré al cielo. Los ayudaré desde allí”, dijo Gloria en su última llamada, a las 4:07 de la madrugada.

Gloria Trevisani, (26), hizo ese comentario al teléfono a su familia en Italia y luego se volvió parte de una siniestra estadística: otra víctima del infierno Grenfell de Londres.

Fueron sus últimas expresiones. Ella se encontraba junto a su novio, Marco Gottardi, en Inglaterra. Emanuela y Loris, los padres de Trevisani, sintieron la angustia de escuchar los gritos de su hija al teléfono sin poder hacer nada.

"Gloria murió mientras estaba al teléfono con su madre", dijo la abogada de la familia Cristina Sandrin. Gloria se fue a Londres en busca de trabajo, pues su familia en Italia tenía problemas financieros.

En la ciudad, el dolor se ha transformado en furia. Las llamas de la torre Grenfell han encendido un conflicto social. A las críticas por la fría reacción inmediata de Theresa May, se suma el cuestionamiento de un modelo que extrema las desigualdades. Los vecinos acudieron a la junta de Kensington a exigir justicia, con pancartas contra el gobierno conservador. Pedían la dimisión de May.

“La torre se ha convertido en un símbolo de las profundas desigualdades que lastran este país”, explica Anne Minton, profesora de la Universidad del Este de Londres. Todo lo que se va sabiendo acerca de la tragedia alimenta, a los ojos de los vecinos, la imagen de un gobierno alejado de sus vidas y sus problemas. Las quejas repetidas de vecinos sistemáticamente ignoradas. La maraña de contratas y subcontratas detrás de las obras de remodelación. Las deficiencias de una política de vivienda social caótica y ahogada de fondos. La negativa del gobierno a actualizar la regulación sobre incendios.

La rabia de los vecinos se dirige contra aquel que permitió alojar a más de un centenar de familias en una torre de 24 plantas y una sola salida.

Fuente: larepublica.pe

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0