Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

Josef Maiman en Israel, el segundo amigo de la nación

2 de septiembre de 2017 03:43 PM
117 0
Josef Maiman en Israel, el segundo amigo de la nación

En marzo, el empresario recibió a El Comercio en Tel Aviv para hablar de su vida y amistad con Alejandro Toledo

Herzylia Pituah es el barrio pituco de Tel Aviv. Lo describe así el propio Maiman al teléfono cuando me da su dirección, lo que confirma que los 45 años que vive en Israel no le han hecho perder la cachita de buen criollo. Me recibe en la puerta de su mansión y caminamos despacio hacia la sala. Está en un proceso de lenta recuperación de una operación de trasplante –no da más explicaciones– que lo postró algunos meses.

Maiman padre era un hombre previsor e invirtió en la educación de su hijo. “Estudié en el colegio Lincoln. Mis padres decidieron no enviarme al León Pinelo, el colegio judío, porque querían que conociera gente distinta. Acabé el colegio y me fui a estudiar Economía a la Universidad de Texas en El Paso, nada del otro jueves. Volví al Perú al BCR”. En 1966 viajó por primera vez a Israel, a aprender hebreo, y luego fue a la Universidad de Cornell, a obtener su maestría. A su vuelta, dictó cursos en la Universidad del Pacífico. “Entre mis alumnos estaban Raúl Diez Canseco, Carlos Boloña, Manuel Romero Caro. En el 71 acepté un contrato con la Belco, que tenía operaciones grandes acá. Y me invitan. Era soltero, joven, con simpatías por Israel”.

Dejo a los Toledo Karp a un lado, para pedirle su versión sobre el primer escándalo que lo puso en titulares: la recompra de bonos de la deuda externa durante el primer gobierno de García, a cargo de su empresa MIC y cuyo gerente era Víctor Joy Way. En verdad, el caso no se judicializó, pero sí se investigó en el Congreso, pues se argumentó que el precio había sido muy alto. “Mi problema de imagen en el Perú surge a partir de eso. En Israel hubo una crisis de bancos espantosa y empecé a trasladar mis negocios a América Latina. Alan se había lanzado al vacío con su decisión del 10% [no pagar deuda externa por concepto mayor al 10% de las exportaciones]. Era una buena idea y se la consultó a otros presidentes, pero lo dejaron solo y los bancos le cayeron encima. En ese contexto surgió [en el Ministerio de Economía, a cargo de Luis Alva Castro] la idea de comprar bonos y esa operación tenía que ser secreta. El gobierno decidió hacerla con nosotros porque teníamos experiencia”. Le comento que he oído la versión sobre la furia de García al enterarse de que la operación se había ejecutado y que llegó al extremo de mandar a detenerlo. “Yo tenía una relación amistosa con Alva Castro, no necesariamente con Alan. Alva Castro hace bulla sobre que sería el sucesor y Alan salta”.

Le pregunto por los negocios que intentó hacer con Petro-Perú: “Cuando Alejandro llegó al gobierno quedamos en que no haría ningún negocio. Pero se me ocurrió la idea de hacer un oleoducto para mezclar el petróleo peruano, que es pesado en esa zona, con el ecuatoriano. Se lo mencioné al ministro Álvaro Quijandría y me dijo que unos gringos tenían la concesión. Hablé con ellos. No querían nada. Adiós”.

Le recuerdo que Álvaro Vargas Llosa contó que, en plena campaña, Toledo le sugirió que comprara el Canal 2. “Él sabía que yo tenía un canal en Israel y que era un dolor de cabeza, y me dijo algo así: ‘¿Por qué no te deshaces de eso y compras uno en el Perú’. No veo nada de malo en eso”. Aprovecha el tema para describirme, con un ejemplo, la relación que tenía con Toledo: “Venir al Perú era vacilarme. Cuando llegó el rey de España, hubo un almuerzo en la Huaca Pucllana. Me vaciló mucho porque don Anatolio [el padre de Toledo] le dio un beso a la reina y le puso la mano en la cadera. Alejandro le dijo que no debió hacer eso. Él le responde: ‘Pero, hijo, ella me dio un beso a mí’. El rey quería ir a los toros, pero a Alejandro la idea le parecía asquienta y me llevó a un chifa. Era ese tipo de relación. Si yo estaba en Kazajistán, me decía: ‘Voy a estar en la China, también viene el Gordo. ¿Tienes ganas?’. Y yo estaba a 4 horas en mi avión. Y te invitaban a las cenas y a las payasadas”. ¿El ‘Gordo’ es Adam Pollack? “Sí, él era el primer amigo y a mí me decían el segundo amigo de la nación”.

Hablamos del cariño que siente por Israel y el Perú, y ello me permite hacer el último intento de ir al grano: ¿Le pareció bien, para la relación de sus dos patrias, la gestión para evitar que Toledo viniera? “Obviamente. Hubiera sido problemático para Israel. Mejor que la relación se enturbie con los gringos. Me hubieran atacado, que yo lo traje, que lo cubrí, que soy la madre de todos los pecados”. Así, el ex segundo amigo de la nación marca cierta distancia, aunque no dice nada que implique ni una delación ni una admisión de culpa.

Fuente: elcomercio.pe

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0