Alaba, un lateral... que es todocampista

26 de marzo de 2015 11:00 AM

5 0

Marca / Alaba es una de las niñitas de Guardiola −así bautizó en su día a Keita y Mascherano− en el Bayern. “Tiene el nivel de Abidal en joven. Será buenísimo. De hecho, ya lo es”, afirmó Pep nada más aterrizar en Múnich. Los elogios del técnico de Santpedor no quedan ahí: “Para nosotros es un regalo poder contar con él. Es uno de los mejores laterales que he entrenado. Juega a un nivel altísimo cada tres días”.

Van Gaal, que a los 17 años le convirtió en el debutante más joven de la historia del Bayern, ya adivinó su potencial: “No es bueno, es muy bueno. Alaba es lateral izquierdo, aunque él aún no lo sepa”. Heynckes, por su parte, le dio la continuidad necesaria: “Es muy exigente consigo mismo y vive para el fútbol”.

Guardiola ha encontrado en Alaba a su particular atleta. Hasta que se lesionó del menisco a comienzos de noviembre lo jugó todo… menos 54 minutos. Las subidas por banda del austriaco, incansable, son una amenaza constante.

La polivalencia es otra de sus grandes virtudes. Comenzó de mediocentro, se asentó como lateral, la llegada de Bernat ha aumentado sus minutos como interior y Pep también le ha probado como central para sacar partido de su velocidad y su buena salida de balón. “Comienza de central, luego se adelanta hasta al mediocampo y acaba el partido llegando como si se jugara de delantero. Es tremendamente versátil”, comentaba a MARCA Martí Perarnau, autor del libro Herr Pep.

Su toque de balón está a la par que su físico. Ningún lateral de las cinco grandes Ligas ostenta un mejor porcentaje de acierto en el pase (91,6%). Su golpeo es, sencillamente, escandaloso. Los tres goles de falta que ha marcado tras el parón le permiten discutir a Çalhanoglu y Junuzovic el trono de mejor lanzador de la Bundesliga. Con Austria también lanza los penaltis, un honor que en el Bayern le ha arrebatado Müller tras sus fallos ante Nüremberg y Arsenal.

Alaba, lógicamente, no es perfecto. Su punto débil está en defensa. Atrás es algo blando. De ahí que sume 100 partidos de Liga sin ser amonestado. Pep Guardiola, según relata Perarnau, detectó rápidamente una laguna a corregir: “Cuando un rival le ataca, retrocede de forma inmediata y le permite penetrar”. El juego aéreo es otro de sus déficits. Dos defectos que no impiden que, a sus 22 años, sea el mejor lateral izquierdo del mundo para una gran mayoría.

Fuente: entornointeligente.com

A la página de categoría

Loading...