Caso Farmatodo y Día a Día

11 de febrero de 2015 06:30 AM

3 0

Estas cadenas, respetando las diferencias entre sí, podrían ser clasificadas en el formato comercial denominado establecimientos de descuento, caracterizado por superficies comerciales medianas"entre 400−1.000 metros cuadrados−, con cierto nivel de concentración de productos de referencia de marca del fabricante en los anaqueles dada su"reducida? superficie comercial e incluso la presencia de marcas de distribuidor o productos con marca propia.

En el caso de Día a Día, han innovado por medio de un centro de distribución que aprovisiona a unos 36 establecimientos de comercialización final, ubicados a nivel nacional en zonas populares. El Centro de Distribución le permite economías de logística y de escala, a favor igualmente de un poder de negociación en la adquisición de productos con marca del fabricante. Por otra parte, la localización de sus establecimientos de comercialización final a lo largo de ciudades y zonas residenciales populares, le ha permitido ofrecer al consumidor final una reducción sustancial en sus costos transaccionales de traslado y búsqueda a la hora de adquirir sus productos y realizar las compras.

Por su parte, Farmatodo con un modelo de negocio tremendamente innovador en su momento en Venezuela, con horario extendido, facilitó posicionarse como un comercio de proximidad. Esta empresa caracterizada como un conjunto de establecimientos de descuento, ha desarrollo sus propias líneas de producto de marca de distribuidor o marcas propias. Esta estrategia tiende a imprimir competencia intermarca en el mercado nacional, especialmente si ponderamos la extensa red de establecimientos a nivel nacional con los que cuenta Farmatodo.

Ambas cadenas de comercialización se caracterizan por constituir establecimientos comerciales de proximidad en contraposición a los establecimientos de aprovisionamiento como suelen ser los automercados e hipermercados de superficies comerciales medianas y grandes que pueden superar los 1.000−2.500 metros cuadrados o incluso los 7.000−10.000 metros cuadrados respectivamente. Sin embargo, Farmatodo y Dia a Dia, dada su red local y nacional, han podido explotar economías de logística y escala, racionalizar costos fijos y aumentar su poder de negociación con los proveedores de productos de marcas de fabricante. En este sentido, esta fórmula de negocio conjuga los beneficios de los comercios tradicionales de superficies inferiores a los 400 metros cuadrados, de proximidad y ahorro de costos transaccionales y de búsqueda a favor de los consumidores finales, con las ventajas de economía de escala y de negociación de los grandes comercios.

Una diferencia notable entre los comercios de aprovisionamiento o"one−stop−shopping? como los supermercados e hipermercados con considerables espacios y superficies de comercialización donde el consumidor podría"en condiciones normales− adquirir la mayoría de los productos necesarios en un único punto de venta y los comercios de oportunidad o proximidad como los establecimientos de descuentos; radica en el tipo de clientes que tradicionalmente suelen visitarlos. Los costos de búsqueda, transporte, traslado a la hora de comprar pueden ser tremendamente transcendentales para muchos consumidores. Por ejemplo, para aquellas personas que trabajan o tienen que cumplir con ciertos horarios, los comercios de proximidad u oportunidad constituyen la única alternativa a donde su presupuesto de tiempo les permite asistir. En la medida que los establecimientos de descuentos se consoliden exitosamente como una cadena confiable de oportunidad y proximidad, mayor será su posicionamiento en el mercado. Por constituir establecimientos de oportunidad, puede pensarse que la frecuencia de visita de un consumidor promedio a este tipo de establecimiento sea muy superior que en el caso de los comercios de aprovisionamiento"generalmente implicando mayores costos de búsqueda y traslado−.

Adicionalmente, cadenas comerciales como Farmatodo poseen una alta concentración de cierto tipo de productos que han sufrido incrementos y episodios notables de desabastecimiento y escasez a nivel nacional"independientemente del tipo de comercio al que nos estenos refiriendo−. Estos suelen ser productos de higiene y cuidado personal, de alta frecuencia en el consumo diario por parte de las personas, requiriendo su adquisición periódicamente. Lo anterior implica que los consumidores pueden asociar a la oferta de este tipo de productos con este tipo de establecimientos en general.

Dada la caracterización de estas empresas de comercialización, su modelo de negocio y su naturaleza de distribución y comercialización, podría encontrarse gran parte de la explicación de por qué se forman colas frente a este tipo de establecimientos, aunado a la causa principal que es una situación de crisis económica que reduce la oferta primaria aguas arriba de bienes y servicios en comparación a la demanda. Así las cosas, a lo largo de un mismo periodo de tiempo"supongamos una semana− es de esperarse mayor frecuencia o números de visitas por consumidor promedio o tipo, en el caso de los establecimientos de descuentos, oportunidad o proximidad que en otros.

Adicionalmente, dado el modelo de negocio de crecimiento de sus establecimientos a"pulmón propio? y no vía franquicias, se hace necesario centros de distribución propio, donde se manejan inventarios para despachar a toda una cadena de comercialización final de alcance nacional. Lo anterior hace pensar que en términos absolutos puede que se observen una gran cantidad de bienes en inventario, pero que en términos relativos a la rotación y aprovisionamiento a sus establecimientos de comercialización final, tales volúmenes lucen normales o incluso bajos en términos relativos.

La naturaleza de todo establecimiento comercial es atender al público por medio de la venta de sus productos. La rotación de inventarios y las ventas constituyen las variables estratégicas de decisión para maximizar sus operaciones, especialmente en el caso de aquellos productos regulados y/o de bajos márgenes. La presunción de culpabilidad en contra de estas empresas no cuenta con microfundamentos ni racional alguno.

La pérdida de confianza del consumidor hacia la economía nacional constituye un mal público responsabilidad de las malas políticas económicas que han exacerbado conductas de arbitraje, contrabando de extracción y sobre−aprovisionamiento por parte de los consumidores; incrementando la frecuencia y número de demandantes frente a los establecimientos comerciales.

La disponibilidad de cajas registradoras responde a estrategias de inversión en infraestructura para atender estacionalidad en las compras o picos de demanda. Lo anterior no significa que se tenga que utilizar siempre el 100% de tal infraestructura, como tampoco lo hace el Estado en la generación de electricidad a lo largo del día para atender los valles y picos de la demanda. Más allá, la LOTTT ha afectado la capacidad de contratación de trabajadores para atender la estacionalidad en las compras a lo largo de la semana.

Finalmente, las empresas desarrollan sistemas de manejo de inventarios bajo condiciones normales, que se encuentran actualmente bajo amenaza ante el vacío de contenido de los ilícitos de acaparamiento y boicot de la Ley Orgánica de Precios Justos. En este orden de ideas, la SUNDDE en resguardo de la legalidad y el Estado de Derecho, debe desarrollar el debido procedimiento administrativo cuando exista señalamientos de acaparamiento y boicot, siguiendo una instrumentalización coherente como la que señaláramos en artículos anteriores como en el intitulado"Golpe Económico, Reforma de la Ley de Precios Justos y su Riesgo Regulatorio"

Fuente: entornointeligente.com

A la página de categoría

Loading...