“Dirigir a Perú es el máximo desafío de mi carrera ”

26 de marzo de 2015 11:55 AM

2 0

Domingo 30 de junio de 1985. En el estadio Monumental, Argentina va y va en busca del empate que lo clasifique al Mundial de México. Perú está 2-1 arriba y aguanta como puede cada avance del equipo que tiene a Diego Maradona como gran figura. A diez minutos del final, en una cancha estropeada por la lluvia y el barro, Enzo Trossero envía el centro número cien, Daniel Passarella la baja con el pecho y saca un remate cruzado que supera al arquero Eusebio Acasuzo. La pelota pega en el palo, camina por la línea y entonces aparece Ricardo Gareca, con esa melena rubia y el 16 en la espalda, para empujarla al fondo del arco. Gol y pasaporte para la Copa del Mundo para Argentina. Decepción y caída libre para Perú, que hoy suma 33 años sin Mundiales.

Pasaron ya casi 30 años y Gareca, el futbolista que aguó la fiesta del último gran seleccionado que tuvo Perú, hoy tiene la difícil misión de llevar a los peruanos al Mundial de Rusia 2018. En su rol de entrenador, el Tigre se plantea el desafío más importante de su carrera. Lo sabe Gareca. Lo palpa a cada minuto. Y se confirmó cuando la entrevista con Clarín fue interrumpida varias veces por hinchas del fútbol peruano que le pidieron una foto, y un deseo: volver a jugar la Copa del Mundo. Eso sí, todos le recuerdan aquel partido de 1985.

-Es algo que ya pasó. Pero sí, de cada diez personas que me saludan y me desean suerte, más de la mitad me lo trae a la memoria. Pero ahora es el momento de mirar para adelante.

-¿Te piden a cambio la clasificación al Mundial? ¿Es una utopía pensar en Perú en Rusia 2018?

- Sí, me piden jugar el Mundial. Hay mucho entusiasmo y tengo fe. Pero más allá de la fe, hay una realidad que es la que encontramos. Lo más valioso es que nosotros creemos en el jugador peruano por sobre todas las cosas. El primer objetivo es que Perú pueda dar el máximo de su potencial en cada partido. Y la Copa América será un buen exámen.

-No la tienen fácil: Brasil, Colombia y Venezuela, que crece día a día.

-No me fijo si el fixture me favoreció o no. Tiene que ser una etapa progresiva, ir de menor a mayor, y hay que conseguir resultados. Fue bueno para el fútbol peruano lo que hizo Sporting Cristal ante Racing en Avellaneda: le ganó al campeón de Argentina, y es una buena medida. Y Juan Aurich jugó con River, el campeón de la Sudamericana, y no perdió. Son buenas señales y sirven para que el jugador peruano se dé cuenta que puede.

-Sí, sin dudas. Dirigir a la selección de Perú es el máxino desafío de mi carrera. Porque hay un país detrás. Lo percibo en la calle. Me piden el Mundial, y está bien que sea así. Después hay que tener cautela y saber que hay selecciones muy importantes.

-Perú tiene hoy jugadores de gran nivel como Pizarro, Guerrero, Farfán, Vargas. Sí, hay buenos futbolistas. Pero hay que trabajar colectivamente más allá de las figuras. Si dependemos de solamente una figura, vamos a fracasar.

- ¿ Ya pensaste qué vas a sentir cuando te toque enfrentar a la Argentina?

-Falta, para eso todavía falta. Primero está la Copa América. Ya habrá tiempo para pensar en ese choque tan especial.

- ¿ Perú va a jugar en la altura de Cusco contra las potencias en las Eliminatorias?

- No lo veo factible. Por otro lado, a mí me gusta lo que transmite el estadio Nacional de Lima, y el hincha peruano también se siente identificado porque es una cancha con muchísima historia.

- ¿ Qué te pareció la designación de Martino en la Selección Argentina?

- Me gusta el Tata, está totalmente capacitado porque es un entrenador bien definido, que tiene bien marcado lo que quiere. Está en condiciones de mantener y superar lo que hizo Sabella.

-Argentina siempre es candidata. Hoy está arriba de todos en Sudamérica, es más que Brasil. Está en el pico más alto a nivel mundial, y además tiene a Messi, que es el mejor de todos.

-Hay una superpoblación de grandísimos jugadores en el ataque. Todos han rendido. Tevez me gusta mucho, está atravesando un momento espectacular. Higuaín y Agüero te matan adentro del área. Martino tiene un lindo problema.

- Tiene un futuro bárbaro, pero todavía no llegó a su techo. Aún es joven, pero es un gran jugador.

Fuente: clarin.com

A la página de categoría

Loading...