un eterno desafío para los actores

11 de febrero de 2015 06:30 AM

5 0

El País / Pero Brody se llevó una desagradable sorpresa cuando, con el correr de los minutos, vio que su personaje no solo no era el protagonista sino que aparecía poco y nada en la inmensidad de aquella cinta bélica de tintes filosóficos. Jim Caviezel tomaba la posta y era quizá el personaje más notorio del film.

Años después la historia se repetiría con diferenes nombres en el estreno de El árbol de la vida (2011). Sean Penn partía junto a Brad Pitt como el nombre fuerte del cartel pero después de ver que aparecía tan solo cinco minutos y no tenía ningún diálogo en las casi tres horas de duración del film, quedó desconcertado. "Francamente aún estoy tratando de averiguar qué hago allí y qué se supone que añadía mi personaje en ese contexto. Es más, el mismo Terry (Malick) nunca pudo explicármelo claramente", dijo el actor al periódico francés Le Figaro al respecto.

En esa oportunidad, además, la confusión alcanzó al público de Cannes, que se dividió: una parte abucheó la película y la otra la ovacionó. El resultado, días después, le daría la Palma de Oro al director, que obviamente, fiel a su estilo, ni se apareció por ahí.

Fuente: entornointeligente.com

A la página de categoría

Loading...