Prevención y mitigación

11 de febrero de 2015 06:30 AM

5 0

El Peruano / Solo el trabajo articulado del Poder Ejecutivo con los diversos niveles de gobierno puede aminorar el impacto de la temporada de lluvias, huaicos y crecidas que afectan diversos puntos del país. Y esa labor se ha evidenciado con la coordinación desplegada por la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM), cuya titular, Ana Jara, ha supervisado en Chosica, junto con las autoridades locales, el apoyo asistencial brindado a las familias perjudicadas por los deslizamientos registrados en ese sector de Lima.

De acuerdo con un informe elaborado por el Centro Nacional de Estimación, Prevención y Reducción de Desastres (Cenepred), organismo dependiente de la PCM, un aproximado de 4 millones de peruanos se encuentran expuestos a inundaciones y demás imponderables que podrían reportarse en las tres regiones naturales del país, con el peligro de dañar viviendas e infraestructura pública y privada, e incluso poner en riesgo la vida de las personas.

Con una geografía complicada y un clima cíclico, es responsabilidad compartida del Ejecutivo, los gobiernos regionales y los concejos municipales prever esos riesgos con la descolmatación de quebradas, cauces secos, ríos y canales, labor que se cumplió en esta temporada de lluvias. Esto ha permitido que lo ocurrido hasta el momento sea de menor intensidad frente a eventos naturales del pasado, como la ocurrencia del fenómeno El Niño en años anteriores.

Es importante que el Estado también acuda de inmediato cuando todas estas medidas de prevención son sobrepasadas por las fuerzas de la naturaleza. La PCM dispuso, por ejemplo, el envío de maquinaria pesada a Chosica, donde las precipitaciones han perjudicado a unas 108 familias, además de desplegar medidas de seguridad para proteger a los damnificados y sus pertenencias, habilitar vías y atender las necesidades básicas de la población. De igual manera, se ha coordinado con el Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento el envío de casas prefabricadas para las familias afectadas.

Los trabajos de prevención no hubiesen sido posibles si no existiera la voluntad política del Gobierno Central de reforzar esa política de mitigación de desastres naturales en el país. Para apuntalar tal labor, ha invertido cerca de 3,000 millones de nuevos soles, con el objetivo de proteger la vida de las personas y aminorar el impacto económico que representa la destrucción de infraestructura, tanto rural como urbana.

Esa responsabilidad no solo recae en las autoridades, sino también en los propios pobladores, los que no deben edificar, en circunstancia alguna, sus viviendas en zonas de deslizamiento o cerca de cauces fluviales que puedan desbordarse y ocasionar inundaciones. Además, es recomendable que refuercen sus techos para enfrentar las lluvias, trabajen comunitariamente para levantar muros de contención, y tengan listas mochila con víveres y linternas ante cualquier caso de emergencia.

Únicamente la prevención será la mejor medida para paliar los efectos de una naturaleza indómita e imprevisible.

Fuente: entornointeligente.com

A la página de categoría

Loading...