Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

Roger Federer: el niño que soñaba con ganar la Champions League con Basilea

16 de julio de 2017 10:55 PM
20 0
Roger Federer: el niño que soñaba con ganar la Champions League con Basilea

El tenista suizo Federer alcanzó su octavo Wimbledon y su decimonoveno Grand Slam, pero los sueños del niño Roger eran otros antes de convertirse en 'El Expreso Suizo'

Roger Federer levanta el trofeo dorado de Wimbledon. La imagen de sus brazos estirados, su amplia sonrisa y su polo blanco se han repetido ocho veces. Pero, el que es considerado por muchos especialistas como el mejor tenista de todos los tiempos, también vivió momentos felices hace más de veinte años en otro césped. El de los verdes campos de fútbol del Concordia Basilea.

Antes de medir 1.85 cm y pesar 80 kg, una versión infantil de Roger Federer se entretenía en los campos de fútbol del Concordia Basilea. Entre semana el futuro tenista se ponía chimpunes, short y camiseta. Siempre le gustó marcar puntos con la raqueta y goles con el balón. Jugaba de centrodelantero y soñaba con ser profesional.

A los 12 años Roger Federer empezó a destacar en el tenis juvenil. 'El Expreso Suizo' ya recibía clases particulares después de la escuela; pero su tiempo era limitado y era hora de enfocarse en una sola actividad deportiva.

"Cuando tenía 12 años mi calendario de tenis estaba tan cargado que simplemente no podía competir en otros deportes. Me gusta pensar que podría haber sido futbolista. Era un centrocampista ofensivo o delantero. Era un buen líder, por lo que hubiera sido un buen capitán", comentó hace un par de años para la revista "FourFourTwo".

Además, un aspecto importante sirvió para que Roger se dedique al tenis. Al ganador de 19 Grand Slam no le gusta perder. La esencia del tenis y el individualismo del deporte blanco; contrarrestan con el colectivismo del fútbol. Federer ganaba en el tenis; pero a veces perdía en el fútbol.

Entrado en la adolescencia, Federer eligió el tenis y se abocó totalmente a él. Sus sentimientos cambiaron. Roger se hizo hincha del Basilea y empezó a pensar en lo que pudo haber sido en el club. Profesional quizá, jugar una Champions o hasta ganarla con un gol suyo. "Solo cuando dejé de jugar al fútbol comencé a apoyar al Basilea, pero ahora significa mucho para mí y sigo sus resultados cuando estoy en el circuito".

Pasaron los años y el suizo empezó a ganar títulos. La decisión no fue errónea y Roger se perfilaba como figura mundial. Ya con cuatro títulos de Wimbledon (2003, 2004, 2005 y 2006) en el 2007, el Federer hincha vivió uno de las peores sensaciones por un resultado de su club.

"El peor momento para mí fue la pasada temporada (2006/2007) cuando perdimos la liga ante nuestro principal rival, el FC Zurich. Todo sucedió en el último día de la temporada y perdimos la liga por un punto. Estaba en Roma en aquel momento jugando el Masters Series y recuerdo que estuve muy decepcionado”, decía triste como recordando el momento.

La derrota rompió la barrera de la distancia y tuvo consecuencias en Roger Federer. El tenista enamorado de su club, salió lastimado y lo afectó de tal manera que cayó sorpresivamente en segunda ronda contra el italiano Filippo Volandri por 6-2 y 6-4.

Pero esta mañana Roger Federer ha vuelto a sonreír. Tras cinco años logró levantar nuevamente el trofeo dorado en Londres. En el verde césped de Centre Court ha estirado su leyenda. Ahora, solo queda dormir y seguir soñando. Quizá levantando otro Wimbledon de blanco o la Champions League con la camiseta del Basilea.

Fuente: elcomercio.pe

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0